Deporte y música

   Hacer deporte es realizar una actividad física que supone un esfuerzo y requiere de la constancia para alcanzar los objetivos programados. La música es un elemento motivante fundamental en muchos aspectos. Los beneficios de utilizar música durante la práctica deportiva son evidentes, desde la motivación a la concentración. Se utiliza tanto en clases colectivas como en entrenamientos personales o en tu propio entrenamiento en la sala fitness de tu instalación. En las clases colectivas, la música la marca la actividad (spinning, pilates, aerobic, zumba, body pump o cardio- box, entre otras actividades) y si es en un entrenamiento personal es el entrenado el que debe seleccionarla para conseguir la motivación añadida. Si estás en la sala fitness, puedes conseguir esa motivación con de música que tu elijas para llevarla en tu reproductor.

 

   Entrenar con tu música favorita convertirá ese momento de máxima exigencia en un trabajo de alta intensidad con la máxima concentración posible. A través de ella generarás energía que, más tarde, utilizarás de la forma más efectiva y eficaz.

 

   La concentración en tu entrenamiento, la técnica de ejecución en los movimientos, la energía generada a través de tu motivación y el autoconocimiento, son elementos clave a la hora de realizar un entrenamiento y la música contribuye a desarrollarlos para que todo sea un conjunto que te ayude a progresar, obteniendo lo mejor de ti en cada momento.


   Utiliza la música que más te guste, ya que a través de ella, tu mente activará una serie de mecanismos que transferirá esa energía a tu cuerpo para ofrecerle un componente de calidad y motivación fundamentales en tu entrenamiento.


   A lo largo de tu rutina de trabajo puedes conseguir un mayor rendimiento seleccionando el tipo de música que mejor se adecúe al momento en el que te encuentras del mismo.

 

¿Qué música te ayudaría a superarte?

¡Encuéntrala y disfrútala!

Porque entrenar también es divertido.

Escribir comentario

Comentarios: 0