Correr

   Salir a correr se está convirtiendo en los últimos años en una de las actividades más populares. Muchas son las pruebas, las carreras y las ocasiones para practicar esta actividad.

 

   ¿Cuáles son las consideraciones que se deben tener en cuenta a la hora de salir a correr? La primera sería plantearse ¿qué es lo que buscas con esta actividad? Definiendo el objetivo, plantearás los pasos a seguir para disfrutar de tu actividad favorita.

 

   Correr implica un impacto para tu cuerpo y eso genera una serie de reacciones que debes tener en cuenta si tu pasión es correr. Estamos diseñados para el movimiento y para el movimiento eficiente. ¿Qué significa eso? Quiere decir que tu cuerpo está preparado para correr de la forma más eficaz posible y ahorrando energía. Sin embargo, a lo largo de los años, como consecuencia de la vida diaria, nuestro sistema ha producido compensaciones que dificultan la biomecánica natural del gesto de carrera. Y se producen situaciones como correr con las rodillas hacia adentro y, por lo tanto el fémur se desplaza y los huesos que llegan a la rodilla y forman las diferentes articulaciones de la misma se resientan, pisar con los pies hacia afuera (lo que ahora se conoce como pisada de pronador o supinador), correr con demasiada tensión en los hombros o pisar demasiado fuerte (cada pisada produce una carga en nuestro cuerpo de hasta 300 veces nuestro peso corporal).

 

   El impacto de la pisada de la carrera genera vibraciones que suben a lo largo del cuerpo y desgastan las articulaciones, por lo que si tienes molestias en los tobillos, en las rodillas o en la columna, la carrera es una actividad que compromete esas articulaciones y las compensaciones posteriores serán mayores, ya que tu cuerpo tratará siempre de ejecutar el movimiento que tu le exiges. Tu cuerpo hace lo que puede con lo que tiene. Por lo que hay actividades con las que conseguirás resultados parecidos y el riesgo será mucho menor y, con ello tu entrenamiento podrá prolongarse en el tiempo y con mayor calidad, ya que estarás evitando lesiones futuras.

 

   ¿Cómo puedo mejorar el gesto motor que se produce en la carrera? Es fundamental que seas consciente de que las puntas de los pies miren hacia adelante, que tus rodillas estén alineadas y las piernas a la anchura de los hombros, la espalda recta y la mirada al frente, además de la tensión suficiente en los músculos que te proporcione la coordinación de brazos y piernas y la pisada debe ser suave, aprovechando la fuerza de reacción que te ofrece el suelo. Una vez tengas aprendido este gesto motor, tu cerebro lo asimilará como la técnica correcta de carrera y lo mecanizará, es decir, se hará eficaz en ese movimiento, movimiento para el que estás diseñado.

  

   ¿Cómo puedo mejorar la resistencia en la carrera? Habría muchas opciones para mejorar esta faceta del entrenamiento, ya que hay muchas formas de entrenar y todo tipo de trabajos. La carrera continua es una de esas posibilidades y la más adecuada si estás iniciándote en la actividad, de esta manera podrás trabajar en intensidades medias durante un periodo de tiempo que se ajuste a tu capacidad. El trabajo interválico es un entrenamiento que supone correr subiendo y bajando la intensidad de la carrera, en periodos de, como máximo, unos 2 minutos de máxima intensidad posible y el doble de tiempo de recuperación. El beneficio de este tipo de entrenamiento es que la adaptación es mayor que con la carrera continua, ya que exige un mayor esfuerzo y tu cuerpo genera una resistencia ante grandes estímulos. Esta opción reducirá tu tiempo de entrenamiento y, por lo tanto, el riesgo de lesión. Otra posibilidad es el trabajo combinado, es decir, uniendo los dos anteriores con lo que el esfuerzo será mayor, utilizando los momentos de carrera continua para hacer una recuperación activa del trabajo de mayor intensidad.

 

   Estos son solo tres ejemplos de cómo entrenar la resistencia. Sin embargo, antes de correr habría que hacer un trabajo previo para aprender el gesto motor y control del cuerpo, así tu cuerpo será funcional, tu zancada será más eficaz, tu entrenamiento más ajustado a tus necesidades y disfrutarás más de salir a correr, disfrutando de tu cuerpo, de tu esfuerzo y de ti.

 

   Si quieres saber más sobre la carrera o simplemente quieres consultar algo, ponte en contacto conmigo.

 

    No hay que salir a correr para ponerse en forma, hay que estar en forma para salir a correr.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Sergio Isabel Cruz (jueves, 15 agosto 2013 11:42)

    Interesante Dani! Luego hablamos sobre ello y como mejorar tiempo!