Máquinas y peso libre

   Tu gimnasio suele estar divido en varias zonas diferenciadas. Dos de ellas son la zona de máquinas y la zona de peso libre o de mancuernas y barras.


   ¿Cuál es la diferencia entre las máquinas y el peso libre? Las diferencias son muchas, sin embargo no hay una opción mejor que otra. Son diferentes formas de entrenar y ambas son complementarias. Las máquinas aportan la posibilidad de trabajar con un peso mayor que el peso libre, ya que las máquinas ofrecen estabilidad y seguridad y en ellas solo tienes que tirar o empujar sin tener en cuenta los músculos estabilizadores, la máquina hace ese trabajo para que te centres, simplemente, en mover el peso que pongas en las planchas. En cambio, las mancuernas necesitan ser controladas por nuestro sistema neuromuscular, con lo que el peso que podemos mover será menor respecto a una máquina.


   ¿Qué es el concepto de complejidad neurológica? Cuando entrenas, los músculos son los ejecutores del movimiento que tu cerebro está exigiendo a tu cuerpo, por lo tanto lo que realmente entrenas cuando estás haciendo ejercicio es tu sistema neuromuscular. Así pues, el concepto de complejidad neurológica es la capacidad que tiene tu sistema para ofrecer respuestas ante los estímulos del entrenamiento. Las máquinas de un gimnasio obvian en gran medida este concepto, ya que son ellas las que realmente hacen ese trabajo y, por lo tanto, enmascaran fuerzas. El peso libre obliga a nuestro cerebro a lanzar las órdenes precisas para ejecutar el movimiento de forma correcta, por lo que si el ejercicio no se ejecuta con total control, se observará sin lugar a dudas qué es lo que hay que corregir para hacer del movimiento un trabajo neuromuscular eficaz y eficiente.


    ¿Piensas que las pesas no son para ti? Muchas personas creen que las pesas son solo para la gente que ya sabe entrenar o que quiere ponerse muy fuerte (ideas provenientes de un concepto de gimnasio y deporte que hoy en día está cambiando, desde los gimnasios que vendían una imagen de “aquí entrenan los más fuerte” pasando por el concepto fitness hasta llegar al concepto actual de wellness, asociando la instalación deportiva con la salud y el bienestar). Sin embargo, las pesas deberían ser un elemento fundamental en el entrenamiento de los que se inician en un gimnasio. Además de favorecer la adaptación neuromuscular anteriormente descrita, las pesas ayudan a ajustar el entrenamiento al máximo posible, puesto que las mancuernas ofrecen una amplia posibilidad de pesos. Habría que añadir las infinitas posibilidades de ejercicios que se pueden realizar con las pesas, los diferentes ángulos de trabajo que se pueden ejecutar y la libertad de movimientos que nos ofrecen. Por lo tanto, las pesas favorecen la mejora física, la tonificación y elasticidad muscular y generan una progresión más ajustada del entrenamiento. El aprendizaje que supone el trabajo con pesas es un camino más complejo que el de una máquina.


    No consiste en elegir entre unas u otras, más bien es darle su espacio a ambas, ya que con ello tu entrenamiento será más completo y tu conocimiento de ti mismo será mayor.


    ¿Te atreves a combinar ambos sistemas?

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Salva Sanchez (martes, 27 agosto 2013 23:14)

    Muy buen artículo.

  • #2

    Daniel Ferrán (miércoles, 28 agosto 2013 10:58)

    Muchas gracias Salva! Me alegro de que te haya parecido interesante!!!!!