Las 5 claves para sentirte mejor

Una de mis claves para sentirme mejor
Una de mis claves para sentirme mejor

   Uno de los objetivos personales que tenemos en nuestra vida es el de sentirnos mejor. Cuando tengo una conversación personal con alguien que está interesado en invertir sus esfuerzos en realizar un entrenamiento personal y surge la pregunta de ¿para qué quieres entrenar?, una de las respuestas más interesantes es la de “para sentirme mejor”. Por este motivo escribo este post en el que expongo 5 claves para sentirse mejor. Puede que hubiera más claves o que algunas de las que expongo no tengan la suficiente importancia para ti; a pesar de ello, mi principal objetivo con estas ideas fuerza es el de lanzar una reflexión para todos aquellos que hayais decidido llegar hasta aquí (aprovecho ahora para agradecer a todas las personas que en algún momento me han regalado su tiempo y su confianza en alguna de esas conversaciones ya sean más profesionales o más personales, de ahí nace este post y, por tanto el mérito es de todas esas personas, yo solo he tenido que escuchar para aprender de y con ellas).

   1ª Clave . ¿Qué es sentirse bien para ti?

   Esta pregunta es fundamental para empezar a definir qué es lo que vas a buscar y, con ello, plantear las posibles opciones de las que dispones para ello.


   Para cada uno sentirse bien tiene un significado diferente. Cada uno le da un valor a las cosas y, es ahí, donde residirá el poder de tu bienestar. Esta pregunta te conectará con tus valores, con lo que para ti es importante y te permitirás conocerte mejor. Tómate tu tiempo para reflexionar sobre ello, ya que de esta manera comenzarás un viaje tan especial como revelador para ti. Aparecerán ante ti situaciones y emociones que te ayudarán a entender mejor cuáles son tus prioridades y ordenarlas para responder a esa pregunta. Ayúdate de situaciones que para ti hayan sido positivas, en las que te hayas sentido bien y pon toda tu atención a cada detalle, a lo que te rodeaba, a la gente que había contigo si había alguien, en los sonidos, en lo que te decías a ti, en lo que te decían, en qué sentías en ese momento, qué emociones viviste y en qué grados las viviste. Todo hará que tengas una fotografía de lo que para ti es sentirse bien y, con ello, crearás en tu neurología un camino para volver a sentir situaciones así. Si ya sabes lo que es sentirse bien para ti, tu mente hará todo lo posible para alcanzar ese estado. Pruébalo y verás cómo funciona.


   La siguiente pregunta sería para qué quieres sentirte bien, es decir, que traerá a tu vida ese cambio que quieres realizar. Qué expectativas tienes ante ese cambio y qué esperas de ti ante ese cambio inicial. Estas preguntas te darán mayor motivación si cabe para empezar el camino hacia tu objetivo. Si tu compromiso es máximo, lo lograrás.


   2ª Clave. Es más fácil prevenir problemas que solucionarlos.

   La prevención de los problemas te ayudará a mantener tu estado deseado durante más tiempo y de una forma más intensa. Cuando el problema ya ha aparecido, tus energías se centrarán en solucionarlo y la búsqueda de aquello que te hace sentir bien quedará aparcada. Por lo tanto, si puedes centrar tus energías en todas esas cosas que te hacen sentir bien, que sabes que son positivas para ti y que se encuadran dentro de tus valores y tus prioridades, estarás evitando la aparición de un problema que te debilitará tanto física como mentalmente.


   Será más sencillo que mantengas tu concentración y motivación realizando todo lo que te hace sentir bien, evitando los sumideros de energía, es decir, aquellas situaciones, emociones e, incluso, personas, que limitan tu energía y te proporcionan momentos negativos. Aunque aquí también podrás encontrar un aprendizaje para ti, ya que descubrirás nuevas formas de afrontar diferentes situaciones que contribuirán a que, en el futuro, puedas prevenir los problemas antes que solucionarlos.


   3ª Clave. ¿Qué te apasiona?

   En tu camino hacia la búsqueda de aquello que te hace sentir bien, será un paso importante que descubras qué es lo que te apasiona y poder centrar tus energías en ello.


   Si encuentras algo en lo que poner toda tu concentración, sea lo que sea, estarás consiguiendo avanzar, crecerás en todos los aspectos. Un simple cambio en cualquier ámbito de vida, influirá en todos los demás.


   ¿Cómo puedes descubrir lo que te apasiona? Respóndete a esta pregunta: si tuvieras la vida resuelta, no necesitaras el dinero para llegar a fin de mes ni preocupaciones económicas ni personales, ¿a qué dedicarías tu tiempo? Aquello que haces con pasión siempre tendrá un hueco en tu vida, conseguirás un espacio para realizarlo y, con ello, conseguirás resultados que se transferirán a todos los ámbitos de tu vida, puesto que disfrutando de tu pasión descubrirás capacidades de ti que te llevarán donde tu quieras.


   4ª Clave. Todo puede esperar.

   Sea lo que sea lo que estés haciendo, siempre tendrás tiempo para dedicarte a ti. El día tiene 24 horas y la semana 168. La decisión de dedicarle a cada cosa su tiempo es solo tuya. Tu decides cuáles son tus prioridades y qué supone para ti cada una de ellas. Para dar lo mejor de ti en cada momento y con cada persona, has de sentirte bien contigo mismo, ya que de cualquier otra manera, llevarás un lastre que te impedirá sacar lo mejor de ti.


   En esa decisión de dedicarte a ti, ¿a qué te comprometes contigo mismo? Siendo realistas, ¿cuánto tiempo puedes reservarte? ¿cuánto tiempo te mereces? Son algunas de las preguntas que podrías hacerte para saber que todo puede esperar.


   5ª Clave. El ejercicio- deporte como generador de bienestar.

   Los beneficios que genera el ejercicio físico están contrastados científicamente. Muchos son los estudios tanto en el ámbito del deporte como en ámbito mental que corroboran que el ejercicio mejora el organismo en todos los niveles. Segregamos hormonas como la del crecimiento o la felicidad, controlamos nuestros niveles de colesterol y grasas, ayudamos a que nuestro corazón funcione mejor para que dure más tiempo. Además, uno de los grandes beneficios del ejercicio es el desarrollo de capacidades personales como la confianza, la seguridad en uno mismo, la automotivación y la superación personal. El deporte es más que deporte, el ejercicio es más que ejercicio, es retarte a ti mismo para comprobar que eres capaz de más de lo que imaginas. Es buscar todo tu potencial a través de la superación, de la mejora continua. El ejercicio exige de ti esfuerzo, motivación y concentración. Siéntete capaz de conseguir aquello que en un principio parece difícil, haciéndolo realidad. Lo consigas o no, ya que tu acción va más allá del resultado que obtengas (el resultado dependerá de muchos factores y algunos de ellos puede que no dependan de ti, por eso el resultado no es tan importante como el primer paso que has dado), has sido capaz de atreverte a ello, permitiéndote intentarlo, de esa forma, ya lo has conseguido. Puede que el primer día sea duro, puede que pienses que no lo conseguirás, te invito a que cambies tu diálogo interno, aquello que te dices a ti mismo y, en vez de decir, “yo no puedo hacer eso”, te digas “voy a hacerlo de la mejor manera que sepa”. Aquello que te dices y cómo te lo dices será una de las herramientas que te ayudarán a cambiar tu mundo.


Estas 5 claves puede que te ayuden a reflexionar sobre tus valores, prioridades y creencias y, con ello, a crecer personalmente. Descubrirás como realizando un pequeño cambio, muchos aspectos de tu vida se verán influenciados. 

Tu decides, ¿te atreves?


daniferran@gmail.com


Escribir comentario

Comentarios: 0