¿Dónde estás y dónde quieres llegar?

   ¡Bienvenido a esta segunda parada de tu camino! ¿Ya has definido tu objetivo? ¿Lo has añadido a tu dibujo del árbol de tus deseos? Te invito a que continúes con ello.

 

   En esta segunda parada, analizarás desde dónde partes en tu objetivo y hasta dónde quieres llegar.

 

¿Desde dónde partes?

 

   Esta cuestión te llevará a la zona de salida desde la que irás avanzando para llegar a ese punto deseado. Para ello, lo primero es que tengas muy claro cuál es tu objetivo. Recuerda los requisitos de un objetivo, cuanto más concreto y específico sea más precisos podrán ser los pasos que des.

 

   Las preguntas fundamentales en este apartado serían las siguientes:

 

   1. ¿Es realmente tu objetivo importante para ti? Aquí es importante que analices el nivel de compromiso respecto de tu objetivo y si estás dispuesto a asumir tanto los riesgos como los beneficios de conseguirlo. Si tu objetivo es importante para ti, si verdaderamente lo es y tienes voluntad de cambio, muéstrate abierto para recibir toda la información que tus respuestas te presenten. Es probable que sientas una resistencia al cambio y, en ese momento, el valor que le des a tu objetivo será lo que te ayudará a vencer esa resistencia.

 

   2. Respecto de tu objetivo, ¿qué es lo que has hecho hasta ahora para conseguirlo? Aquí es realmente donde te sitúas en el presente, analizando los pasos que has dado hasta el momento, qué te ha dado resultados positivos (para mantenerlos) y qué aspectos no te dieron los resultados que esperabas (de estos puedes extraer conclusiones para aprender qué caminos has probado y cuáles ya no son una opción para ti).

 

   3. De lo que has hecho hasta el momento, ¿qué habrías hecho diferente?. Te dará una perspectiva de aquello de lo que no obtuviste los resultados que esperabas para apreciar los detalles que, en este momento, puedes mejorar.

 

   4. De lo que has hecho hasta ahora y te dio resultados positivos, ¿qué quieres mantener en tus próximos pasos? Te ayudará a entender que tienes capacidades y habilidades que te son útiles y muy válidas para alcanzar este o cualquier otro objetivo que te plantees.

 

   5. Por último en este apartado, ¿qué necesitas (capacidades, habilidades, recursos, apoyos o, de qué quieres alejarte) para empezar el camino? Con este análisis descubrirás si es necesario que adquieras alguna nueva habilidad, desarrolles alguna capacidad o instaures algún nuevo hábito, así como plantearte qué apoyos, personas o cosas materiales necesitas que te acompañen y de qué necesitas alejarte (los sumideros de energía restarán en tu capacidad de concentración y de esa focalización fundamental; esos sumideros de energía pueden ser personas, lugares, objetos, situaciones o incluso, comportamientos propios que creas conveniente cambiar).

 

   ¿Dónde quieres llegar?

 

   El destino es fundamental para empezar a plantear esos cambios. El rumbo que decidas tomar en cada momento, es decir, los pasos que des podrán variar según las elecciones que hagas pensando en cuál será el camino más adecuado para ti (esas decisiones te corresponden a ti), pero el destino, el estado deseado con que te sentirás pleno y satisfecho con la consecución de tu objetivo, será tu referente, el punto en el horizonte al que mirar y focalizar esa energía. Así pues, aquí las preguntas podrían ser las siguientes:

 

   1.¿Cómo sabrás que has conseguido tu objetivo? Un objetivo ha de ser medible y una buena forma de validar tu camino es comprobar que esas metas proceso y esas metas objetivo las vas alcanzando. Los pasos pueden variar, tanto como creas conveniente.

 

   2. Una pregunta que enlaza con la anterior podría ser ¿con qué medición te sentirías satisfecho? Para alcanzar tu objetivo habrá aspectos que dependerán de ti y otros no, lo que puede hacer que el resultado final no sea el que en un primer momento te planteaste, pero ¿con qué resultados realmente estarías satisfecho y sentirías que has alcanzado tu objetivo?

 

   3. ¿Cómo te sentirás cuando lo hayas conseguido? Es importante que visualices los detalles de tu objetivo, ya que de esta forma, empezarás a crear en tu neurología esos surcos que alinearán tus acciones, tus capacidades, tus valores y tus emociones hasta hacer real lo que ahora te planteas como el objetivo a conseguir.

 

   4. ¿Qué te gustaría ser, hacer u obtener cuándo hayas conseguido tu objetivo? Aquí analizarás cómo al alcanzar tu objetivo, has generado cambios en tu interior (ser) que se apreciarán en el exterior (hacer, tus comportamientos y tener, aquello que has obtenido de tu proceso). Te dará una dimensión más amplia de tu camino.

 

   5. Por último, durante ese viaje tendrás que hacer elecciones (recuerda que no hacer nada es una elección más) y, con cada elección estás seleccionando opciones. Cada opción tendrá consecuencias, por lo que la pregunta que podrías plantearte es doble, ¿qué te hace elegir una opción frente a otra u otras? y ¿estás dispuesto a asumir el precio de cada decisión?. Con la primera pregunta descubrirás las verdaderas razones de tus elecciones y con la segunda asumirás la responsabilidad de tu camino; tu camino es tuyo y te pertenece solo a ti. Otras personas de tu entorno podrán darte su opinión o sus consejos, que será información valiosa, pero tu decides qué haces con esa información. Toma la responsabilidad de tus decisiones y elige tu camino.

 

   Con estas preguntas puedes empezar a perfilar los puntos tanto de partida como de llegada para tu objetivo. Es un aprendizaje para ti y cualquier detalle en tus respuestas te está trayendo información.

 

   Así terminas esta segunda parada. ¿Cómo te encuentras en este momento? ¿Qué te llevas de estas reflexiones?.

 

   Para finalizar, durante los próximos días puedes analizar tus anotaciones, añadir lo que consideres o eliminar lo que no te sirva y, si eliminas algo, ¿para qué lo eliminas?.

 

   Como reflexión final te lanzo la siguiente pregunta ¿qué significa para ti responsabilizarte de tus elecciones?

 

Sigue tu camino y avanza hasta el siguiente nivel, ¿seguimos?.

daniferran@gmail.com

Escribir comentario

Comentarios: 0